Todolodeportivo.es

Vivimos el deporte.

Culturismo & Fitness

¿Recuperará el sector del fitness toda su masa muscular?

Photo by William Choquette from Pexels

Sara Garcia Pastrana

Es de los pocos sectores que ha crecido ininterrumpidamente en los últimos años. Y además, a un ritmo envidiable. Desde 2015, la facturación del fitness español ha aumentado un 7,5%,  en buena parte, gracias al volumen de clientes. Hay que tener en cuenta que ese crecimiento responde a la popularización de los gimnasios low cost desde hace casi una década, que dejaron atrás la idea de que ser socio de un gimnasio era algo “elitista”. Y las cifras son indiscutibles: la facturación de las cadenas de gimnasios en  2019 creció en un 16,6% respecto al ejercicio anterior. Es curioso, pero la crisis económica de 2008 no ha repercutido en el fitness. El culto al cuerpo y la vida saludable parecen resistir en un oasis ajeno a la recesión, el paro, los rescates bancarios y el déficit. Desde 2009, el gasto en la participación en eventos deportivos y en la cuota que se paga en las cadenas de fitness se ha disparado un 42,8% .

Ahora la pregunta es: ¿sobrevivirá igual de bien el sector a la crisis del COVID-19? Por el momento, como todo ahora mismo, es una incertidumbre. Sin duda alguna, la reapertura de los centros deportivos irá en consonancia a la vuelta a la normalidad. Pero nadie, ni siquiera el Gobierno, se atreve a hablar de fechas concretas. Con la mayor parte de los empleados en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), los directivos de las grandes cadenas de gimnasios trabajan en mecanismos que les permitan recuperarse del lastre económico que esta crisis va a tener sobre ellos. Ofertas, descuentos, nuevo tipo de clases dirigidas… Son palabras que se escuchan estos días en las decenas de videoconferencias que los equipos directivos de cadenas como VivaGym, McFit y Altafit, entre otros, siguen manteniendo. Se agarran a que “la gente se ha agarrado al ejercicio físico como su pilar mental de salvación”, y eso les hace confiar en que su sector tiene futuro.

Conscientes de la situación económica que está atravesando la sociedad, la mayor parte de los centros han suspendido cuotas, ya que al cliente le costaría entender que se le cobrara por un servicio que no está recibiendo. Ahora los esfuerzos se centran en que no haya bajas. “La pérdida de socios, de cara a la reapertura, supondría la debacle”, aseguran.

A %d blogueros les gusta esto: